viernes, diciembre 09, 2005

Luciérnagas

Tu cuerpo es la antología de los deseos,
en él caben las amapolas de cemento
y el viento gris de los estornudos.
Sabe tu cuerpo a las cosas que saben a vida
y se queda en el paladar por siempre,
digamos que es la especia perpetua
[de mi boca.
Trotan luciérnagas
de tenue plumaje por tu espalda
-habla quien no vio las moscas de la luz-
las toco con estas manos de encarcelado
las despedazo como pan blanco en la fatiga
las pruebo con mi saliva de zinc y río,
río porque sienta bien estar a este lado del engaño.

3 Responses to “Luciérnagas”

Sherezade dijo...

Hacía tiempo que no se me ponía la piel de gallina leyendo...Si me dejas, este poema habitará en el corcho de mi habitación :)
Realmente bueno

Moncho dijo...

Claro que te dejo :)

Maga dijo...

Qué decir después de esto...

Ahora que lo pienso, creo que nunca he visto una luciérnaga de cerca.

Sea como fuere, sublime, como nos tienes acostumbrados.