miércoles, abril 26, 2006

La imagen del verano o la de los helados de más éxtito la pone este año Elsa Pataki, tan rubia, tan azules sus ojos, tan sueca como las rubias de palo que salían en las películas para promocionar la playa de Alfredo Landa. Yo estoy en medio de una especie de época de exámenes anticipada ciertamente desagradable, por cierto. Hoy lee el gran Roberto Domínguez (aka el_hombre_que) en El Savor a a eso de las 10.30 (hora peninsular). Tampoco será el recital de las plaquettes esas que estamos perpetrando desde la oscuridad de nuestros dormitorios y que pronto (muy pronto) verán la luz, Dios y la Reprografía mediante.
He inaugurado un nuevo blog cuyo enlace vereis en discretas letras rojas debajo del título de este mi, nuestro, vuestro (we are the world, we are the children) blog.
No sé si habeis notado que estoy en medio de un atasco creativo serio, y escribo chorradas como estas en vez de poemas o relatos que cambien el mundo o que me hagan ganar premios como el tío este, Ben Clerks y su obra (Los hijos de los hijos de los hijos de los hijos de los hijos de la Ira).
Estamos en una época rara, cuando tenga un rato subiré en mp3 trozos de mi recital, haré especial hincapie en las colaboraciones puesto que mi lectura en público aún deja mucho que desear.
No tengo más que decir, espero que el duende de las sonrisas os sodomice las orejas.

Un saludo



Improvisación 26/04/06

A pesar de las dificultades
no fue de pago la puta
con la que perdí la virginidad,
tampoco hay mucho más que añadir
a la lista de buenas acciones del día,
he convertido cada dormitorio
desde el tuyo en cementerios de ceniza
el cielo canta, las nubes se levantan
aserrín, aserrán...
le rezo a San Antonio para que me cure
el insomnio
y le deje mi padre guantes de boxeo nuevos,
con un tercio podemos tirar para adelante
dicen los mejores de su promoción
dicen los mejores de su promoción
el hospital no es un hotel
y no crecen flores de sus ceniceros
con una cruz azul,
como un Cristo marino
al que encomendarse.
Tu pelo se quema al sol
-o es el sol-
pero sólo se aclara lo que se desbordó
del pañuelo de campesina que te pones
y me miras
y me toses un beso de pena por teléfono
antes de ponerme a beber en el restaurante.

2 Responses to “ ”

el_hombre_que dijo...

jajaja, pues a mí me gusta, pero ten cuidado que estas cosas son incendiarias. Por cierto, Clerks es una película y Clark el tipo del que hablas...

Maga dijo...

Cómo os las marcáis tú y Yáñez con las improvisaciones... si son la leche!

Ay, vendrán tiempos de recitales y libros bien baratos de poesía de andar por casa. Qué bien que haga sol y no demasiado frío por las noches.